Relájate


¿Cómo luchar el cansancio?

Libera las tensiones y cualquier fatiga con un baño caliente con sales minerales o limpiadores especiales. Para obtener pies verdaderamente relajados, masajéalos debajo del agua y prueba con algunos ejercicios. Intenta girar los tobillos, contonear y separar tus dedos o pasar las suelas de los pies por canicas. Termina tu baño con chorros alternantes entre agua caliente y agua fría para estimular las sensaciones. Si estás en apuro, puedes refrescar tus pies y las piernas cansadas con un aerosol liviano.

 

¿Cuál es la mejor forma para masajear mis pies?

No necesitas a un masajista profesional para darle un poco de amor a tus pies. Todo lo que debes hacer es refrescarlos con un baño y darles un masaje suave durante diez minutos. 

Aquí hay un masaje simple que puedes probar: 

Coloca un poco de aceite para masajes en tus pies. 

Con cuidado acaricia tu pies comenzando desde los dedos hacia los costados, desde la suela hasta el talón. Luego masajea el tobillo y el empeine. 

Con cuidado palmea las yemas debajo de cada dedo, usando tus pulgares. 

Suavemente desliza tu pulgar desde el talón hasta los dedos, a lo largo del arco interno de tu pie y luego a lo largo del borde exterior. 

Una a la vez, sostén los dedos entre tu pulgar e índice y extiéndelo con cuidado.

Cierra una mano alrededor de la parte delantera de tu pie y la otra en la parte trasera. Luego gira tus manos con cuidado en direcciones contrarias, tal como si estuvieras retorciendo tus pies.